Seleccionar página

 

Elimina los límites de sus recursos limitados

 

Sin duda, el recurso más limitado, implacable y preciado que tenemos es nuestro tiempo. Se trata del único recurso que es irremplazable. Cuando pasa un día, jamás podrás reclamarlo ni reemplazarlo. El dinero que se pierde se puede reemplazar los talentos que se pierden se pueden sustituir por otros, pero no existe sustituto para el tiempo. Cuando la gente tiene problemas económicos o pierde el empleo, pueden recortar gastos de muchas formas y reducir la velocidad a la cual gasta dinero en efectivo, ahorros y créditos. Pero a diferencia del dinero no hay forma de reducir la velocidad a la cual se “gasta” el tiempo. El adulto medio en Europa sólo vive 4160 semanas.  Si tienes 30 años, ya has usado 1560 de esa cantidad de semanas. Si tienes 40, habrás gastado 2080 y si tienes 50 es posible que sólo te queden 1560 semanas. Y todo esto si logras llegar al promedio, podrías contar con algunos años demás o tal vez con menos. Pero independientemente de eso, cada 7 días  estás perdiendo otra semana y jamás la recuperarás. Hay gente que cumple 40 años, pensando que le quedan otros 40 y mueren unas pocas semanas después de una enfermedad repentina o en un accidente.

Ahora, aunque todo esto te pueda parecer todo lo malo que realmente es,  hay algo aún peor. El tiempo no solo es nuestro recurso más limitado, es también el recurso más valioso y que con mayor facilidad malgastamos. Casi toda la gente hecha por la borda el tiempo de igual manera como se echa agua por el expulsado.

Esa es la mala noticia, la buena noticia, es…

No te deprimas. No te estoy hablando de todo esto para descorazonarte si no para hacerte tomar contacto con la realidad. El tiempo es realmente el bien más preciado que tenemos y debemos tratarlo con mayor sabiduría que lo que uno haría con una cuenta bancaria o con un cofre lleno de piedras preciosas. La buena nueva es que puedes aprender a hacer que tu tiempo sea mucho más productivo de lo que jamás hayas logrado antes y aprenderás a expandirlo notablemente y utilizarlo de forma que te permita alcanzar tus sueños más importantes.

Hay tres pasos que debes dar para implementar esta estrategia y eliminar los recursos limitados de tiempo y dinero.

1-Ambos se deben evaluar con precisión y valorizar correctamente.

2.- Su uso se deberá estar distribuido sabiamente.

3.-Ambos deben expandirse.

 

La buena noticia es que los tres pasos que se puede implementar con cada recurso limitado. Si bien la implementación de estos pasos va en contra nuestra naturaleza humana, a medida que los implementes, empezarás a recibir beneficios incalculables y finalmente, estos pasarán a ser un hábito muy arraigado.

 

“Los super exitosos eliminan los límites de sus recursos limitados evaluando con precisión dichos recursos distribuyéndolos con sabiduría y expande con la ayuda de recursos externos.

 

Aprovechar al máximo tu tiempo 30 horas al día 10 días a la semana.

 

El primer paso para eliminar los límites a tu escaso y disminuido recurso el tiempo es hacer una evaluación precisa de cómo los gastas en este momento y luego, tomar la decisión de valorarlo como el activo invalorable que es. Debido a que casi toda la gente le otorga un valor tan bajo al tiempo, desperdicia enormes cantidades sin siquiera pensar en ello.  Por ejemplo, la mayoría de los adultos podrían pasar la prueba de un detector de mentiras jurando que miran televisión menos de 15 horas por semana. Y sin embargo la realidad dice que la población adulta mira entre 35 y 56 horas de por semana. Casi ninguno de nosotros malgasta el tiempo haciendo cosas terribles; en su lugar lo malgastamos haciendo exactamente lo contrario, es decir, cosas buenas y aceptables. Desgraciadamente, hacer lo que es meramente bueno y aceptable no puede impedir hacer la oportunidad de usar nuestro tiempo para hacer lo que sea mejor. Y las ramificaciones y consecuencias de esto pueden ser enormes.

 

Hagamos una comparación paralela.

Cómo usa o malgasta la gente sus limitados recursos de tiempo y dinero.

La persona común:

No evalúa con precisión el valor de sus recursos limitados y los desperdicia haciendo sencillamente lo que le parece natural. Sus recursos se consumen por las exigencias del momento y por estar enfocados en la gratificación instantánea, en lugar de hacer una distribución sabia de los recursos limitados.

Los Buscadores:

Evalúa con precisión y valoran sus recursos limitados pero no pueden expandirlos eficaz y estratégicamente

Exitosos

Evalúan con precisión y valoran sus recursos limitados; hacen todo el esfuerzo por expandir esos recursos. Sin embargo, ellos intentan expandir los a través de una mejor inversión, gasto y ahorro en lugar de buscar estratégicamente recursos externos

Superexitosos:

Evalúan con precisión y valoran sus recursos limitados. Busca el asesoramiento externo para distribuir recursos. Lo más importante, son muy rápidos para conseguir eficaz y estratégicamente recursos externos. Se dan cuenta que esa es la forma más rápida y efectiva de expandir sus recursos limitados. Buscan también mucho asesoramiento externo para asegurarse de poder aprovechar al máximo sus recursos limitados, en lugar de simplemente aceptar un buen uso de esos recursos.

Pongamos un ejemplo, imagina, que posees una propiedad en Madrid y el único ingreso que tendrás por el resto de tu vida provendrá de arrendar está propiedad para un negocio. Una cadena de tiendas de artículos varios, te ofrece pagarte 50.000 € al año durante 50 años. Se ve todo como un buen trato, así que tú firmas el contrato de arrendamiento y recibes un cheque por la renta del primer año, pero al día siguiente alguien llama a tu puerta, es un millonario y te dice que desea arrendar esa misma propiedad para construir una torre de oficinas de 70 pisos y que te pagará un millón de euros al año durante 50 años. Desgraciadamente ya arrendaste la propiedad. El buen uso de esa propiedad te impidió el mejor uso y todos los increíbles beneficios, que hubieses recibido.

El mismo principio  resulta cierto especial con el tema del tiempo. Cada bloque de tiempo que administras es como una propiedad solo lo usarás una vez y de una sola manera. Una vez que te  hayas comprometido a usarlo  con un único propósito, no podrás hacerlo de otra forma. Debido a que el tiempo es nuestro recurso más limitado, destinarlos a usos buenos, aceptables y mediocres puede privar de las mejores oportunidades y beneficios que acompañan a esas oportunidades.

 

El segundo paso para eliminar los límites de este recurso limitado es aprender a distribuir de forma más eficaz el tiempo para conseguir todo aquello que más valoras y deseas. Una parte importante de nuestro tiempo se consume respondiendo a las demandas y prioridades de otras personas o a las demandas de circunstancias momentáneas.

 

El tercero y último paso para eliminar los límites de este recurso limitado del tiempo es justamente expandido. Una semana tiene 168 horas y casi toda la gente tiene conciencia de por lo menos 112 de esas horas. Sin embargo, existe una forma en la cual podemos expandir la cantidad de horas en nuestros días y semanas a través del proceso de delegar una parte de nuestra carga de trabajo a otras personas. Aun cuando yo solo trabaje 8 horas por día, puedo ampliar mis horas efectivas delegando tareas y en consecuencia, lograr por lo menos 20 horas de trabajo al día. Logro esto haciendo justamente solo las cosas que puedo hacer yo solo. El resto de tareas necesarias para cumplir con mi trabajo y que pueden hacer otros, lo delego a mi asistente. Ahora bien, si no puedes afrontar el gasto pagar un asistente, no significa que no puedas delegar, se pueden delegar tanto tareas del trabajo como del hogar de modo, que tu tiempo se pueda expandir de forma significativa.

 

En próximo vídeos te enseñaré una de las técnicas para controlar, tu tiempo, tu vida y tu futuro como jamás lo has imaginado, mediante la distribución óptima de tu tiempo.

Abrir chat
A %d blogueros les gusta esto: