Seleccionar página

Pondera tú toma de decisiones usando la credibilidad.

 

En las organizaciones normales, la mayoría de las decisiones se toman de manera:

 autocratica -porque la has tomado un jefe jerárquico-, o bien de manera democrática, porque todos comparten sus opiniones y las que reciben más apoyo son las que se llevan a la práctica. Los dos sistemas producen decisiones de baja calidad.

La causa es que las mejores decisiones se toman mediante una meritocracia de ideas en las que la toma de decisiones está ponderada por la credibilidad de las personas, en ella, las personas más capaces resuelven sus desacuerdos con otras personas capaces que han pensado de manera independiente, sobre cuál es la verdad y que hacer al respecto.

Cuando se ha de decir algo, es mucho mejor otorgar más peso a las opiniones de las personas más capaces que aquellas lo son menos. Esto es lo que quiero decir con “ponderación por credibilidad”. Entonces ¿Cómo determinas quién es capaz para hacer qué? Las opiniones más creíbles son las de quienes:

  • Son las de quiénes uno han realizado repetidas veces y con éxito aquello de lo que se trate.
  • Han probado que pueden explicar lógicamente las relaciones de causa-efecto que sostienen sus conclusiones.

 

Cuando la ponderación por credibilidad se hace de manera correcta y coherente, es el sistema de toma de decisiones más eficaz y justo. No solo produce mejores resultados, sino que también conserva la concordancia, ya que hasta las personas que no están de acuerdo con la decisión podrán respaldarla.

Pero para que esto sea así los criterios de credibilidad deben ser objetivos y contar con la confianza de todos. En el caso de la empresa Bridgewater, se mide de manera sistemática la credibilidad de todo el mundo mediante el uso de herramientas como los cromos de béisbol y el recolector de puntos, que registran y sopesan activamente tanto la experiencia como el historial de cada persona. En las reuniones votan de forma habitual sobre diversos asuntos a través de una aplicación, el recolector de puntos, que ofrece tanto el resultado de los votos otorgándole el mismo peso, como el resultado de los votos ponderados por credibilidad (junto con el voto de cada persona) Normalmente si ambos resultados concuerdan consideran que el asunto está resuelto y siguen adelante. Si los dos tipos de resultados difieren, lo intentan otra vez. Si no consiguen resolver el asunto, dan prioridad al voto ponderado por credibilidad. Según sea el tipo de decisión, en algunos casos, una única “parte responsable” puede imponerse a una votación ponderada por credibilidad; en otros casos, estas se impone a la decisión de la parte responsable. Con todo, los votos ponderados por credibilidad siempre se toman en serio, cuando hay un desacuerdo. Aún en caso de los cuales la parte responsable puede imponerse al voto ponderado por credibilidad está tiene la responsabilidad de intentar resolver la disputa antes.

He aquí, un ejemplo práctico de que como lo utilizaron en la práctica durante la primavera del 2012 sus equipos de investigación recurrieron a la toma de decisiones ponderada por credibilidad para resolver un desacuerdo acerca de que sucedería después del agravamiento de la crisis de la deuda europea. En aquel momento, las necesidades de servicio de la deuda y préstamo de los gobiernos de Italia Irlanda Grecia Portugal y especialmente España habían alcanzado niveles que excedían  con mucho su capacidad de pago . Sabían que el Banco Central Europeo tendría que realizar compras de bonos estatales sin precedentes, o bien permitir que la crisis se agravará hasta tal punto que con toda probabilidad ocasionaría suspensiones de pagos y la desintegración de la eurozona. Alemania se oponía  férreamente al rescate. Era obvio que los destinos de las economías de esos países y de la eurozona misma, dependían de lo bien que Mario Draghi, el presidente del Banco Central Europeo, organizara  la siguiente jugada del BCE. Pero ¿Qué haría?

Como si analizáran un tablero de ajedrez para visualizar las consecuencias y tendencias de los distintos movimientos de jugadores diferentes, cada uno de nosotros miró la situación desde todos los ángulos. Después de mucha discusión, seguíamos divididos: cerca de la mitad de nosotros pensaba que el BCE emitiría más dinero para comprar los bonos y los demás creían que no lo haría porque una ruptura con los alemanes sería una amenaza aún mayor para la eurozona. Si bien este tipo de intercambios reflexivos y abiertos son esenciales, también resulta decisivo acordar previamente maneras de resolverlo para tomar la mejor decisión. En consecuencia, utilizamos nuestro sistema de ponderación por credibilidad para salir del muerto.

Lo hicieron mediante el recolector de puntos, la herramienta que les ayuda a poner de manifiesto las fuentes de nuestros desacuerdos, vinculadas a las diferentes formas de pensar de las personas, y a darles una solución basada en sus credibilidades, tales como su pericia en un tema particular, su creatividad y su capacidad de síntesis, entre otras. Estos puntos se determinan mediante una combinación de calificaciones realizadas tanto por sus colegas como por pruebas de distintos tipos. Prestando atención a estos atributos, y comprendiendo qué cualidades de pensamientos son más fundamentales para la situación que les ocupan, pueden tomar las mejores decisiones.

 

En ese caso realizaron una votación ponderada por credibilidad, y las cualidades seleccionadas fueron pericia en el tema y capacidad de síntesis. Con el uso de Recolector de Puntos resultó obvio que aquellos con mayor credibilidad que pensaban que Dragui retaría a  Alemania y emitiría dinero, por lo que nos atuvimos a ese pronóstico. Unos días después, las autoridades europeas anunciaron un plan generalizado para comprar cantidades ilimitadas de bonos del Estado, por lo que acertamos. Aunque la respuesta pondera por credibilidad no es siempre la mejor, se ha  descubierto que es más probable que se  acierte este tipo de decisión que la del jefe o la de una consulta sin ponderación.

 

Sin importar si utilizas o no, este tipo de tecnología y proceso estructurado para ponderar la habilidad, lo más importante es que comprendas el concepto, simplemente mírate y mira a tu equipo cuando sea necesario tomar una decisión y piensa que tiene más probabilidades de tener razón, te garantizo que si sigues este consejo tomarán mejores decisiones.

Abrir chat