Seleccionar página

Utiliza el proceso de los 5 pasos para obtener lo que quieras de la vida

 

 Desde mi punto de vista, el proceso evolutivo personal-es un bucle- que está formado por cinco pasos claramente diferenciados. Si superas cada uno con éxito, es casi seguro que acabarás triunfando. En resumen son estos.

1-Ten objetivos claros.

2-Identifica y no toleres los problemas que se interponen entre tú y tus metas.

3-Diagnóstica con exactitud los problemas para llegar a sus causas últimas.

4-Traza un plan para sortearlos.

5-Haz lo que sea necesario para que estas estrategias se conviertan en resultados.

Hola, mi nombre es Juan Fernando Noriega, soy empresario, emprendedor, padre de familia, formador, networker y un apasionado de las relaciones humanas y quiero compartir los 5 pasos que han llevado a Ray Dalio, multimillionario, filántropo y fundador de Bridgewater, el fondo de cobertura mas grande del mundo a alcanzar estos resultados extraordinarios.

En conjunto, los cinco pasos conforman un bucle como el que veremos un poco más adelante. Examinémoslos pormenorizadamente.

Primero debes escoger un objetivo al que aspirar: las metas. Esta elección determinarán la dirección que sigas. A medida que avances hacia ellas te toparás con problemas, algunos de los cuales te enfrentarán con tus propias debilidades. Eres libre de decidir tu reacción ante el dolor que experimentes. Si quieres alcanzar tu objetivo, deberás mantener la calma y ser analítico, para diagnosticar correctamente tus problemas, trazar un plan para sortearlos y convertir tus estrategias en resultados palpables. Una vez logrados, el proceso vuelve a empezar. Para progresar con rapidez, debes hacer esto con rapidez y de forma continua, fijándote objetivos cada vez elevados.

Para triunfar, haz de superar airoso los cinco pasos y afrontarlos de uno en uno y en orden. Por ejemplo, a la hora de plantearte un objetivo, no hagas más que eso. No pienses en cómo lo alcanzarás, o en qué harás si algo te se tuerce. A la hora de diagnóstico, no te obsesiones con cómo solucionar los problemas; diagnosticalos y ya está. Emborronar los pasos del proceso conduce a resultados subóptimos, por cuánto interfiere con la detección de los problemas reales. El proceso es reiterativo: si dedicas tiempo y esfuerzo a cada paso extraerás la información necesaria para avanzar al siguiente y hacerlo bien.

Es vital que afrontes este proceso con las ideas claras y de forma racional, examinándote desde una perspectiva elevada y con sinceridad aplastante. Si ves que tus emociones te impiden desarrollar todo tu potencial, retrocede y date tiempo hasta que puedas pensar claramente. Si es necesario busca la guía de gente sabia y serena.

Para no desviarte y actuar con eficacia, es bueno fingir que tu vida es un arte marcial o un juego cuyo objetivo es sortear un obstáculo y llegar hasta un objetivo. Aceptadas estas reglas, te acostumbrarás a la incomodidad derivada de una frustración continua. Nunca vas a hacerlo todo perfectamente: los errores son inevitables y es importante reconocer y aceptar esta verdad- Lo bueno es que de cada error se puede aprender algo, así que el proceso de instrucción es infinito.

Pronto, te darás cuenta de que las excusas del tipo “no es fácil”, “no es justo” o incluso “no puedo hacerlo” carecen de valor: esforzarse y seguir siempre compensa.

¿Te falta destrezas que necesitas para triunfar? No merece la pena preocuparse, por qué le pasa a todo el mundo. Basta con saber cuándo las necesitas y dónde conseguirlas. Con la práctica aprenderás a jugar esta partida con la adversidad, tranquilo, centrado en imparable. La capacidad de alcanzar, un objetivo te acabará apasionando.

1-Objetivos>Problemas>Diagnóstico>Diseño>Acción.

Examinemos de cerca los primeros cinco pasos.

1-Ten objetivos claros.

a)Prioriza: cuando se puede lograr prácticamente todo, es imposible conseguir nada. La vida es como un buffet gigante, con más platos riquísimos de los que podrás probar nunca. Elegir un objetivo significa, a menudo, rechazar otros para aspirar a algunas cosas que quieres o necesitas aún más. Hay quienes fracasan en este punto, aún antes de empezar: temerosos de descartar una alternativa buena en favor de otra mejor, se fijan demasiados objetivos a la vez y acaban por lograr unos pocos o ninguno. No te desanimes ni te abrumes ante la ingente cantidad de opciones. Puedes tener mucho más de lo que te hace falta para ser feliz. Escógelo y prosigue tu camino.

b)No confundas metas con deseos. Un objetivo adecuado es algo que de verdad necesitas alcanzar. Los deseos son cosas que quieres y que pueden interponerse en tu camino. Suelen ser consecuencia de primer orden. Por ejemplo, tu objetivo puede ser lograr cierta forma física y tu deseo comer alimentos riquísimos, pero perjudiciales.

c)Decidir lo que quieres en la vida consiste en conciliar objetivos y deseos. La pasión, por ejemplo, sin ella la vida sería tediosa; no querríamos vivir ni si no faltaste. La clave, con todo, es que va a ser con esa pasión, ¿Le permites que te consuma y te empuje a cometer actos irracionales, o la domas para motivarte y encausar tus pasos hacia tus metas? Lo que te satisfará más es lo que es bueno en los dos niveles, el de los deseos y el de las metas.

d)No confundas las señales del éxito con el propio éxito. La orientación en cuanto a nuestras metas es importante, pero aquellos que se obsesionan con unos zapatos de 1200 $ o un flamante coche no suelen ser felices, porque no saben en realidad a qué aspiran y por tanto, desconocen aquello que lo satisfará.
e)No descartes un objetivo por considerarlo inalcanzable. Sé valiente: siempre existe una vía mejor que puedes tomar. Tu tarea consiste en encontrar ese camino y hacer acopio de coraje para seguirlo. Lo que creas que está a tu alcance dependerá de tus conocimientos de cada momento. Iniciando el viaje aprenderás muchísimo sobre todo en colaboración con los demás; se te abrirán caminos en los que nunca habrá reparado. Claro que existen cosas imposibles o casi imposible, cómo jugar de pivot en un equipo profesional de baloncesto si eres bajo o correr 1 km en 4 minutos a los 70 años.

f)Recuerda que con un listón alto se desarrollan grandes capacidades. Si limitas tus objetivos a lo que a lo que sabes que puedes alcanzar a ciencia cierta, estarás poniendo el listón muy bajo.

g) Nada te detendrá si eres: flexible y autónomo. La flexibilidad te permite aceptar la lecciones de la realidad (o de aquellos con experiencia; la autonomía es indispensable porque, si crees que al no alcanzar la meta el fracaso es personal e intransferible, verás esa incapacidad común indicio de que no ha sido lo bastante flexible, creativo o firme para hacer lo que te tocaba. Y esa perspectiva te motivará mucho más para encontrar la vía apropiada.

h) Aceptar cómo lidiar con tus tropiezos es tan importante como seguir adelante. A veces sabes que estás atravesando una tormenta insalvable. La vida te lanzará desafíos, y algunos parecerán en su momento devastadores. En las malas rachas, tu objetivo puede ser, no perder lo que ya has conseguido, minimizar las pérdidas o aprender a aceptar una perdida inevitable. Tu misión es escoger siempre lo mejor a sabiendas de que al final recibirás tu recompensa.

En los siguientes vídeos analizaremos los siguientes 4 pasos.
Si te ha gustado compártelo y sígueme en www.jfnoriega.com

.

 

 

Abrir chat